En un letrero

Que el lector no encuentre un ladrillo sin hendiduras. Las historias quieren despertar, sugerir y reconocerse, no cerrar párpados y promover bostezos. Que camine por la ciudad entre las palabras, entre las  imágenes, entre los sonidos y colores comunes. Todas viven cerca, quizá están a un paso.

De eso se llenará esta pared virgen, si no corrompe el sentido de la obligación rutinaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s